Seguro Social señala que jóvenes padecen inicio temprano de Alzheimer

Puebla.- El bajo consumo de verduras, poco ejercicio físico y mental y mínima ingesta de agua, es que actualmente se presentan casos de Alzheimer de inicio temprano y que afecta a personas después de los 30 años, así lo reveló la neuróloga Nancy Bertado Ramírez.
La especialista del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) explicó que el Alzheimer es una enfermedad que se caracteriza por alteraciones de la memoria, pero que se puede acompañar de otros síntomas como alteraciones de la orientación, la conducta y la capacidad de realizar actividades de la vida diaria.
“La tenemos catalogada como la primera causa de discapacidad neurológica en la población mexicana”, indicó a través de un comunicado.
El Alzheimer regularmente afecta a pacientes mayores de 60 años, pero ahora se tienen casos de personas de menos de 60, además es más frecuente en mujeres y puede en una porción llegar a ser hereditaria. Aproximadamente una tercera parte de la enfermedad tiene antecedentes de susceptibilidad genética.
La especialista del IMSS manifestó que la sintomatología más notable son las alteraciones de la memoria a corto plazo, “esto quiere decir que el paciente olvida que hizo en las últimas 24 horas, no recuerda donde dejó objetos, como las llaves, el celular, qué desayuno ayer y eso es lo que más notan los familiares”.
Este padecimiento también está acompañado con alteraciones del sueño, descuido en sus funciones de higiene personal o de sus actividades de la vida diaria y los pacientes tienden a retraerse, en el caso de los jóvenes, se hacen irritables y comienzan a tener problemas laborales por descuidos a causa del olvido de cosas.
Betardo Ramírez especificó que este padecimiento no tiene relación con otras enfermedades, hay padecimientos sistémicos como la diabetes y la hipertensión arterial que pueden dar alteraciones cognitivas, pero eso no quiere decir que sea Alzheimer.
El Alzheimer no es 100 por ciento prevenible, pero el ejercicio físico puede retrasar la aparición de los síntomas así como una buena alimentación, el cerebro predominantemente requiere de frutas, verduras y de una gran cantidad de agua.
“Desafortunadamente no existen medicamentos anti-demencia; existen fármacos que ayudan a mejorar la atención y las alteraciones de conducta, estos ayudan a recuperar ciertas vías alternas de la memoria y la prevalencia es de uno por cada 100 mil habitantes lo cual es muy alto”, indicó la neuróloga.





Full of Books